Tu cerebro está a tope, tus abdominales te muestran que te sientes con energía,  te sientes como si fueras una nueva como persona, como eras hace 10 años, te encanta el ayuno y quieres hacerlo todos los días pero hay gente que está diciéndote que no ayunes todos los días ¿qué haces si aún quieres ayunar todos los días?.

Ya sabes que no soy médico, sólo soy una naturópata en internet, si me conoces sabrás que no recomiendo ayunar a diario y, para darte un resumen rápido de por qué la cuestión está en la reducción del metabolismo. La cuestión es que vas a ayunar tanto que vas a adquirir bien la termogénesis adaptativa a tal proceso y, bueno, en última instancia, ya no obtendremos los beneficios y, lo vemos mucho.  La gente que ayuna todos los días dicen que ya no logran los beneficios del ayuno intermitente, bien déjame darte algunas soluciones porque  entiendo que eres alguien que quiere los beneficios , que quieres seguir porque te gusta cómo te sientes y te gusta el estilo de vida  y lo entiendo.

Con un ayuno 16/8 sería el método con el que yo estaría de acuerdo para que hicieras un ayuno diario. Un ayuno 16/8 sólo implica que estás ayunando por 16 horas y teniendo una ventana de alimentación de 8 horas.  Bien, hay un par de reglas cardinales que debes recordar ¿sí?:

 Asegúrate de comer lo suficiente durante tu ventana de alimentación. Si vas a ayunar todos los días no seas víctima de la reducción de tus calorías, créeme, es más fácil de lo que piensas, a mí me ha pasado más veces de las que puedo contar, literalmente. Me gusta ayunar, empiezo a ayunar tanto que mi estómago se encoge, así que no necesito tanta comida, y que lo siguiente que sé es  que estoy contando calorías y estoy comiendo 1000kcal al día y, francamente, incluso siento que como mucha comida entonces, el punto es que tienes que ser diligente y tienes que anotar y registrar tu comida para que sepas que estás obteniendo suficiente comida. El objetivo del ayuno intermitente es conseguir flexibilidad metabólica  e impulsar el cambio mitocondrial, adaptar la grasa parda para un mejor  aprovechamiento de ácidos grasos, ese es el objetivo, no solo reducir las calorías pero aquí está la cuestión más importante, algunos de vosotros probablemente habéis recibido este consejo  pero, necesitáis rotar las horas en las que ayunáis si lo váis a hacer a diario.

No te recomiendo que hagas 16/8 sin desayunar cada mañana, vas a caer en los mismos patrones en los que has caído antes. Lo único que va a cambiar en unos 6 meses es que estás trabajando con 2 comidas un conjunto de 3, lo que significa que tienes tanto margen de error como antes, excepto que ahora está pasando con una menor cantidad de comidas. Bien, esto es lo que tu cuerpo está haciendo, se está adaptando a saltarse el desayuno  para que se puedan dar los cambios mitocondriales que van a ocurrir en el microbioma, así que tu cuerpo va a ver el almuerzo que es tu desayuno como “desayuno”, va a cambiar todo, los ritmos circadianos cambiarán, se producirán cambios en el microbioma… Qué difícil es decir: vale, un par de días a la semana me voy a saltar la cena, en lugar de eso voy a ayunar desde  la tarde hasta la noche, voy a saltarme la cena y voy a romper mi ayuno  más tarde, cambia las horas, así es como te mueves en esto, porque de esa manera, sigues ayunando, sigues obteniendo los beneficios, sigues teniendo ese efecto cetona, sigues recibiendo los beneficios de CD36, estos marcadores bioquímicos los obtienes en diferentes momentos del día, no solo vas a preservar tu régimen de ayuno diario sino que también tendrás diferentes beneficios.

Parece exponencialmente más difícil ayunar durante la cena y a lo largo de la noche que si lo haces justo después de cenar y a lo largo de la mañana ¿Por qué es más difícil? Bueno, tal vez  porque mi cuerpo no está acostumbrado así que, termino sientiendo como si tuviera un resultado tremendo, me despierto sintiéndome tan energizado porque ya estoy  al final de mi ayuno y ya tengo otras hormonas trabajando a mi favor, cortisol, adrenalina, noradrenalina, epinefrina, así que juega con él, déjame darte un horario de ejemplo en un momento..

Lunes: Tal vez haces 16/8 donde te saltas el desayuno, te saltas la cena, desayunas, rompes el ayuno a las 12:00 o 13:00 vale?

Martes:  Voy a desayunar, voy a almorzar y a pretender que no estoy ayunando pero entonces ¡Bum! Cae la represión y decides que te vas a saltar la cena, te la saltas, así que decides no comer desde el almuerzo hasta el desayuno del día siguiente…

Ves a lo que me refiero, así es como básicamente estás jugando con diferentes períodos de ayuno, no solo obtienes un beneficio, sino  que también es un ejercicio divertido para el cerebro hacer algo diferente. Evitará que te vuelvas rancio y que te aburras  y te permitirá en última instancia, acercarte lo más posible a un régimen de ayuno diario

La regla número 1 que tenemos que recordar es que las calorías SÍ importan, no queremos disminuirlas tanto, no importan pero “sí importan” , asegúrate de estar comiendo lo suficiente

La información contenida en esta página web sólo tiene fines educativos y, no tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Consulta a tu médico antes de realizar cualquier cambio en tu dieta o modificación en tu tratamiento.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la política de cookies. Si continúa navegando está aceptándola.