10 Mitos sobre la Enfermedad de Lyme

Ene 29, 2020

La enfermedad de Lyme se ha convertido en una de las epidemias de más rápido crecimiento en todo el mundo. Cuando una garrapata infectada muerde, puede transferir bacterias debajo de la piel y provocar una infección. 

Aquí te dejo la información que necesitas saber para protegerte, proteger a tu familia y tus mascotas de las picaduras de garrapatas y, sobretodo para que podáis disfrutar al aire libre de manera segura. Estos son algunos de los mayores “mitos” sobre la enfermedad de Lyme.

MITO Nº 1: EL LYME SIEMPRE CAUSA UNA ERUPCIÓN DE OJO DE BUEY.

REALIDAD: Aunque la mayoría de las personas asocian la enfermedad de Lyme con el “eritema migratorio” (EM) una marca en forma de ojo de buey, menos del 50 por ciento de los pacientes desarrollan uno.

MITO Nº 2: EL LYME EN ESPAÑA NO EXISTE.

REALIDAD: Aunque es más frecuente en Estados Unidos, el Lyme es endémico en zonas de Europa, Asia, Australia, Canadá, e incluso se encuentra en la región amazónica de Brasil y, ya es un problema a nivel mundial. En España Sí existe y, a pesar de haber zonas endémicas en nuestro país, las garrapatas al igual que todos los animales se desplazan y, se pueden encontrar por toda la península. 

MITO N°3: SABRÁS CUÁNDO TE HA PICADO UNA GARRAPATA.

REALIDAD: Las garrapatas tienen un agente anestésico en su saliva para que, no sientas nada cuando te muerde por primera vez. Probablemente ni siquiera sepas que una garrapata se está alimentando de ti. La mayoría de la gente nunca recuerda haber visto una garrapata enganchada a ellos.

MITO Nº4: LAS GARRAPATAS MUEREN EN INVIERNO.

REALIDAD: Muchas personas creen que las garrapatas mueren en invierno, pero eso no es cierto. Las temperaturas tienen que caer por debajo de los -12.22ºC durante mucho tiempo para que las garrapatas empiecen a morir.

MITO Nº5: TIENES QUE ESTAR CERCA DE CIERVOS PARA ESTAR EXPUESTO A LAS GARRAPATAS QUE TRANSMITEN LYME.

REALIDAD: Las garrapatas de patas negras (comúnmente llamadas garrapatas de venado) transportan la bacteria que causa la enfermedad de Lyme (Borrelia B.) y, aunque no vivas en zonas de ciervos o ganadería, las garrapatas se alimentan de pequeños ratones, ardillas, ardillas, conejos, pájaros, venados e incluso de perros y gatos, transmitiéndoles a ellos la bacteria.

MITO Nª6: LAS GARRAPATAS CAEN DE LOS ÁRBOLES.

REALIDAD: Las garrapatas no saltan, vuelan o caen de los árboles, sino que se arrastran hacia arriba. Si descubres una garrapata en la cabeza o la espalda, probablemente es porque se enganchó en tu pie o pierna y se arrastró por tu cuerpo y, no porque se cayó de la rama de un árbol. 

MITO Nº7: SENDERISMO Y ACAMPAR SON LAS FORMAS MÁS COMUNES DE CONTRAER LYME.

REALIDAD: Aunque las garrapatas de patas negras viven en ambientes húmedos (concretamente dentro o cerca de áreas de césped y bosques), ella se agarran a los matorrales y arbustos y viven en césped y jardines, especialmente en los bordes de los bosques y alrededor de viejos muros de piedra. 

MITO Nº8: SI EL ANÁLISIS DE SANGRE ES NEGATIVO, NO TIENES LYME.

REALIDAD: Las pruebas convencionales para detectar la enfermedad de Lyme a menudo son inexactas. En la actualidad, la mayoría de médicos normalmente solicitan un test ELISA primero para detectar la enfermedad y, luego lo confirman con otra prueba llamada Western Blot. El ELISA (es una prueba inexacta) mide la cantidad total de anticuerpos producidos por el cuerpo en respuesta a la bacteria del Lyme (Borrelia burgdorferi), que puede dar un falso negativo en los resultados porque los anticuerpos aún no son lo suficientemente altos como para ser detectados.

MITO Nº9: LOS ANTIBIÓTICOS CURAN A TODOS EN DOS O TRES SEMANAS.

REALIDAD: Los estudios demuestran que hasta el 20% o más de los pacientes siguen presentando síntomas incluso después de completar el tratamiento con antibióticos. Además, muchos de los pacientes tienen coinfecciones asociadas (transmitidas por las mismas garrapatas que les transmitieron Lyme) y que, no siempre responden a los tratamientos.

MITO Nº10: PUEDES QUITAR UNA GARRAPATA CON ACEITE, ALCOHOL, ESMALTE DE UÑAS, ETC.

REALIDAD: Olvídate de cualquier consejo que hayas escuchado sobre quitar una garrapata con aceite de oliva, quemarla o ahogarla con alcohol, esmalte de uñas, etc ya que, de esta forma, lo único que conseguirás será que “vomite” todas las toxinas y bacterias que tenga, dentro de tu cuerpo. La forma más fácil y segura de quitar una garrapata es sacarla suavemente con unas pinzas. Sujeta la garrapata cerca de su cabeza, luego levántala lentamente de la piel y, no tuerzas ni muevas la garrapata ya que, esto puede hacer que partes de la boca se queden dentro de la piel.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la política de cookies. Si continúa navegando está aceptándola.